Países árabes ofrecen plan para solucionar crisis con Catar

Abdallah Al-Mouallimi.
Abdallah Al-Mouallimi.

NACIONES UNIDAS .— Cuatro países árabes que cortaron lazos con Catar instaron  a la nación a comprometerse con seis principios para combatir el extremismo y el terrorismo y a negociar un plan con medidas específicas para implementarlos. Esta iniciativa podría allanar el camino para una rápida resolución de la crisis.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahrein rompieron relaciones diplomáticas con Catar a principios de junio principalmente por la acusación de que respalda a grupos terroristas y extremistas, una afirmación que Catar rechaza. Inicialmente le presentaron 13 demandas, que fueron desestimadas también por Catar.

El embajador de Arabia Saudí ante Naciones Unidas, Abdallah Al-Mouallimi, dijo en una reunión informativa con un grupo de corresponsales en la ONU que los cuatro países están comprometidos con los seis principios acordados por sus ministros de Exteriores en una reunión celebrada el pasado 5 de julio en El Cairo, y que esperan que Catar también los respalde.

Los principios incluyen compromisos para combatir el extremismo y el terrorismo, para evitar la financiación y ofrecer refugios a estos grupos, y suspender todos los actos de provocación y los discursos incitando al odio y a la violencia.

Según Al-Mouallimi, el cuarteto de naciones árabes cree que “debería ser fácil que Catar acepte” las seis demandas. Destacó que su puesta en marcha y control deben ser “componentes esenciales” y que “no habrá compromiso cuando se trata de principios”.

Ambas partes pueden negociar detalles de “las tácticas” y “las herramientas” para implementarlos, apuntó agregando que “es ahí donde podemos tener discusión y compromiso”.

El embajador saudí explicó que los 13 puntos iniciales incluían algunos principios y herramientas para cumplirlos.

En la petición inicial se incluían demandas que Occidente podría considerar Justas, como perseguir el respaldo a grupos extremistas y cortar lazos con Irán, y otras más complicadas de ejecutar como los llamados para cerrar la televisora Al-Jazeera _ una de las marcas más conocidas de Catar _ y expulsar a las tropas de Turquía, miembro de la OTAN y que tiene una base militar en el país.

Al-Mouallimi destacó que frenar la incitación a la violencia es esencial, pero que el cierre de Al-Jazeera podría no ser necesario.

“Si la única forma de lograrlo es cerrando Al-Jazeera, bien. Si podemos lograrlo sin cerrar Al-Jazeera, también está bien. Lo importante es el objetivo”, declaró.