Piel grasa: Rutina para un mejor cuidado

Piel grasa: Rutina para un mejor cuidado

Piel grasa (Fuente externa)

La piel grasa se caracteriza por la excesiva acumulación de sebo. Habitualmente, se ubica en el rostro, en las zonas de las mejillas, la frente y el mentón.

Además de traer inconvenientes estéticos al producir un brillo extremo en esas áreas, puede manifestarse a través de distintas alteraciones, que pueden acumularse y generar diferentes tipos de imperfecciones.

Éstas son:

Acné. El acné se manifiesta a través de puntos negros o blancos, granitos y brillo. Pude dejar cicatrices.

Lee más: Equinoccio de Otoño: Adapta la rutina de belleza

Hiperseborrea. Las glándulas sebáceas hiperactivas producen sebo en exceso. Este sebo se acumula en la superficie.

Hiperqueratinización. Las células muertas se acumulan en la superficie y pueden producir la obstrucción de los poros, llevando a la aparición de imperfecciones.

Rutina que nos ayuda a cuidar la piel. Limpia sin agredir. Una higiene o una exfoliación muy intensa pueden irritar la piel y provocar una superproducción de sebo.

Estos son algunos de los pasos que debemos seguir para poder mantener una rutina diaria, según el portal Cristina Álvarez , medicina estética:

1. Limpieza diaria

Fuente externa

Utiliza productos que sean neutros y respeten el pH de tu piel. Es muy importante adquirir el hábito de limpiarnos la cara por la mañana, para eliminar toda esa grasa producida mientras duermes, y por la noche antes de irse a dormir, para eliminar el exceso de maquillaje o los restos de impurezas que favorecen la aparición de acné.

También leer: Una rutina de belleza para la mujer de hoy

2. Utiliza un tónico para después de la limpieza

La ventaja que ofrecen los tónicos es que son hidratantes. También tienen un beneficio y es que aunque te hayas limpiado la cara anteriormente, lo que hace el tónico es eliminar pequeños restos que se han quedado en tú piel y no has podido eliminar. Otro de sus beneficios es que ayudan a cerrar los poros aportando frescor a la piel.

3. Hidrata tu piel

Imagen

Las cremas que se deben utilizar deben ser principalmente hidratantes. Además, no olvides que los principios activos deben estar acordes con tu edad. Se pueden utilizar los serum pero no todas las pieles de este tipo admiten serum + crema. En algunas ocasiones solo el serum puede resultar suficiente.

Recuerda hacer hincapié en la zona de los ojos. Solemos olvidarnos de esta parte tan sensible de nuestro rostro y corremos el riesgo de creer que no necesita tanta nutrición como en otros tipos de pieles.

4. Exfoliar la piel
Fuente externa

Las pieles grasas y mixtas requieren una exfoliación de dos veces por semana. Si no tienes acné activo las exfoliaciones mecánicas son perfectas. Los productos utilizados son capaces de remover la capa más superficial de la piel acabando con las impurezas, la grasa y las células muertas. La piel queda, después de su utilización, fina y brillante. No olvides aprovechar la aplicación del producto para aumentar la circulación en tu rostro. Es un imprescindible dentro de tu rutina facial.

5. Utiliza protector solar
Imagen

Todas la pieles necesitan protección de los rayos solares. Pero en estos casos estos tipos de pieles son más sensibles debido a que con la grasa generada en la piel los rayos solares pueden hacer un efecto lupa lo que pueden ocasionar manchas de hiperpigmentación. Es recomendable utilizar protector solar para la cara de protección 30 antes de exponerse al sol.

6. Aplicar una mascarilla semanal
Imagen

No olvides aplicarte una mascarilla dos veces por semana, una a mitad de semana y otra durante el fin de semana.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas