¿Por qué debo comer frutas y verduras?

Ana Carolina Baez

Se estima que únicamente un 5% de la población mundial consume la cantidad de frutas y verduras recomendadas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la falta de consumo de frutas y verduras es uno de los 10 principales factores de riesgo asociados a mortalidad y al desarrollo enfermedades crónicas como la Diabetes, Hipertensión Arterial, Enfermedades Cardiovasculares, Cáncer y Obesidad. Así lo confirma un estudio publicado en el año 2017 por Meier y colaboradores donde se analizó durante 26 años consecutivos (1990 – 2016) en 51 países de Europa cuales son los factores de la dieta que se encuentran asociados a muerte por causa cardiovascular, uno de los más importantes resultó ser la falta de consumo de frutas.

Por qué son tan importantes?. Son alimentos ricos en vitaminas, minerales, fibra, agua, carotenoides y flavonoides, los cuales tienen un importante impacto antioxidante. La fibra proporciona saciedad, regula el movimiento intestinal, desplaza las grasas y los azúcares por lo que ayuda a mantener mejor nivel de colesterol, triglicéridos, glicemia y un hígado más sano. Sus componentes fitoquímicos ayudan a mejorar el sistema inmunológico y controlar la presión arterial. Por tanto tienen un rol importante en el equilibrio de la dieta, en el mejor funcionamiento del cuerpo, pero más aún en la prevención de enfermedades.

De aquí surge la meta de tratar de lograr el consumo de 400 gramos o 5 porciones al día entre frutas y verduras. De lograrse este objetivo se puede reducir un 1.8 % de las muertes en el mundo, reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y cáncer hasta en un 30%.

Qué podemos hacer?

– Incluye una pieza de fruta diariamente en tu desayuno y meriendas o como postre.
– Prefiere la fruta en su forma natural. En caso de elegir algún jugo, que sea natural, sin azúcar y de forma ocasional.
– Utiliza verduras frescas en la preparación de tus comidas.
– Consume ensaladas verdes o vegetales cocidos en el almuerzo y en la cena. Se pueden preparar a vapor, al grill, en cremas, sopas, purés y platos combinados.
– Agrégalos en la alimentación de tus niños para afianzar este hábito desde la infancia.

Pon colores en tus platos! Puedes mejorar tu salud y la de tu familia! Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a: sodonuclim@gmail.com. @sodonuclim.