¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando contienes el estornudo?

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando contienes el estornudo?

Persona estornudando (Fuente externa)

El estornudo es un mecanismo de “limpieza” de las vías respiratorias se que realiza de forma forzada e involuntaria a través de la nariz y la boca.

Con esta acción arrastramos las partículas o gérmenes que hay dentro del cuerpo.

Reprimir el estornudo actuará contra tus propios tejidos, lo que explica las posibles consecuencias posteriores.

Como pueden ser pequeñas roturas vasculares (sangrado por la nariz o hemorragias en la conjuntiva ocular o el tímpano), inflamación de fosas nasales, inflamación timpánica, dolor de oído, mareos, alteraciones en la audición, o dolor de cabeza.

Además, puede provocar un aneurisma cerebral, que es una protuberancia o dilatación en un vaso sanguíneo en el cerebro que puede dar lugar a una hemorragia.

Lee más: Polvo del Sahara: Especialistas aconsejan mascarillas e hidratarse
Persona estornudando (Internet)

Varios estornudos a la vez

Según explica un artículo de la revista Live Science:

en tales ocasiones el primer estornudo desprende las partículas de los tejidos

el segundo las arrastra hasta la parte delantera de la nariz

el tercero, por fin, las saca del cuerpo

Casos graves registrados por reprimir el estornudo

Hace dos años, la revista especializada BMJ Case Report informó del caso de un hombre de 34 años que, tras apretar su nariz y cerrar la boca para bloquear un estornudo, sintió un ruido en el cuello.

Como la zona se inflamó y le empezó a doler acudió a un médico, quien, tras realizar estudios, comprobó que el estornudo reprimido le produjo una pequeña perforación en la garganta.

También leer: Tuberculosis: ¿Quiénes presentan más riesgo de padecerla?

Forma correcta de estornudar (Fuente externa)

¿Cómo hacer un correcto estornudo?

Se recuerda que debemos evitar el estornudo en el ambiente o frente a otras persona, ya que este puede transmitir alguna enfermedad.

Debemos hacerlo sobre un pañuelo de papel desechable, para evitar propagar las infecciones y evitar reservorios de gérmenes susceptibles de causarlas.