RD está obligada a mejorar las pensiones

RD está obligada a mejorar las pensiones

En las actuales condiciones, las pensiones que en el marco del sistema de capitalización individual recibirían los dominicanos a la edad del retiro o lo que se denomina tasa de reemplazo, serían muy bajas, de apenas el 30 por ciento del último salario.

Como la tasa de reemplazo se calcula dividiendo la cuantía de la pensión de jubilación entre el último sueldo cobrado activo y la cantidad resultante se multiplica por 100, un trabajador que al momento de su retiro devengue 15,000 pesos al mes solo recibiría como pensión 4,500 pesos, por lo que perdería de poder adquisitivo 10,500 pesos, el 70 por ciento.

Esto hace insostenible al actual sistema público de pensiones y la situación se agravaría aún más en el futuro, si no hay cambios, debido al progresivo aumento de esperanza de vida.

Los cambios en la tasa de reemplazo hacia el futuro dependen de cambios demográficos futuros (por ejemplo, en la esperanza de vida), los cambios económicos futuros, como el crecimiento de los salarios en términos reales, y los cambios futuros en las normas de las pensiones (por ejemplo, reformas paramétricas que ya se han promulgado, pero que aún no se han implementado por completo).

Para que se tenga una idea de lo mal que está República Dominicana a nivel de la tasa de reemplazo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece que, tras 30 años de cotizaciones, el nivel no debería ser inferior al 45%, y aún más, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sugiere una regla general del 70% del último salario considerando todas las fuentes de beneficios por pensión, lo inverso de lo que ocurre en el país.

Puede leer: En 2021, Fondos de pensiones se incrementaron en RD$112,000 millones

Pensiones

Hay naciones donde la pensión llega a reemplazar a un 90% del último salario.

Con el nivel de tasa de reemplazo que tiene el país, los cotizantes de la Seguridad Social se verían obligados a plantearse la necesidad de disponer de unos ahorros para afrontar la etapa de jubilación mediante la contratación de productos de ahorro privado con la suficiente antelación, pero dados los niveles de salario y de pobreza esto sería una quimera para la gran mayoría de dominicanos.

Las reformas para mejorar el sistema de pensiones no solo deben limitarse a aumentar la cotización, reducir el costo de administración del sistema y modificar la edad de retiro, sino también a producir cambios estructurales que reduzcan la informalidad en la economía y creen las condiciones para que el país se paguen mejores salarios.

Además, debe trabajarse en el fortalecimiento jurídico, para eliminar la evasión, que socava la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas