Tiempo de tristeza; tiempo de alegría ¿Cómo manejar las emociones en Navidad?

Tiempo de tristeza; tiempo de alegría ¿Cómo manejar las emociones en Navidad?

El mensaje principal que transmite es que es importante reconocer, respetar e incluso responder a la propia pena, aunque todo el mundo alrededor se muestre alegre

Se espera que el ambiente navideño sea de alegría, celebración e ilusión, y por lo general es así. Pero, ¿qué ocurre cuando se presentan otros tipos de emociones?

1-Múltiples reencuentros y celebraciones

Aquí como en todo, tu situación particular jugará un papel vital. Lo más importante es que tengas en cuenta la posibilidad de negarte a acudir a un evento que verdaderamente no te apetece; hay personas que solo se reúnen en esta época debido a la presión social que existe por reencontrarse.

Sin embargo, solo deberías intentar reunirte con las personas que realmente sientas como queridas y apreciadas, lo cual te motivará para afrontar las emociones en esta época y de esta forma el encuentro perderá peso, el ambiente será más relajado.

 2. Balance antes de fin de año

Aunque al día siguiente amanezca como lo hace el resto, cuando llega el 1ro de enero se tiende a pensar que todo se renueva y, por lo tanto, se cierra una etapa vital. Esto se puede abordar desde la motivación o desde la frustración, dependiendo de lo que se haya logrado tras hacer balance del año anterior.

Es aquí cuando entran en juego sentimientos y emociones en Navidad, como la culpa y la presión, por intentar convertirse en una versión mejorada desde el día uno. Pero, además, este balance se puede relacionar con la sensación de fugacidad en el paso del tiempo, la añoranza de ciertos recuerdos y por lo tanto con la aparición de tristeza.

3. Compras navideñas

Los regalos son una de las tradiciones navideñas más arraigadas, pero más allá de significar un momento estresante debido al factor económico y al poco tiempo del que a veces se puede disponer, todo es cuestión de adaptar las compras navideñas a tus posibilidades.

  4. Cómo mejorar el ánimo

Lo primero, dice el escritor Dwight Daniels,  es bajar las expectativas. La disonancia cognitiva es esa sensación contradictoria la cual genera culpa, que se da cuando se quiere estar solo, pero a la vez como es Navidad y existen unos prejuicios sociales, se desearía estar con los demás.

Le puede interesar: ¿Los perros pueden entender el lenguaje de los humanos?

Publicaciones Relacionadas