Alimentación y salud mental de los mineros eran prioridad

Alimentación y salud mental de los mineros eran prioridad

Túnel abierto a los mineros en Maimon.

Una dieta alimenticia personalizada, celulares para comunicarse con sus rescatistas y familiares, ver vídeos y otras actividades de ocio, monitoreados a cuatro cámaras, colchones de poliuretano y una ducha improvisada fueron parte del esquema de vida que se le organizó a los dos mineros atrapados durante nueve días en una mina de Cerro de Maimón.

La ardua jornada de trabajo implicó la integración de 100 personas y la intervención de Canadá, Francia y Estados Unidos, en la verificación del plan. El geólogo Osiris de León y el nutriólogo Jimmy Barraco Ventura, narran al periódico Hoy, en detalle, el proceso que salvo la vida al dominicano Gregores Alejandro Méndez Torres y al colombiano Carlos Yépez Ospina, y el que ya se ha convertido en referente para posteriores rescates de mineros en otros países.

Puede leer: Mineros rescatados permanecerán en observación de 48 a 72 horas

Como una historia en la que se unieron la ciencia y el poder de la oración del pueblo dominicano describen la acción de salvar a los dos mineros de la galería derrumbada el pasado 31 de julio, operativo que terminó con la presencia del presidente de la República, Luis Abinader, junto a sus familias, el equipo técnico de socorristas, médicos, geólogos y los ejecutivos de la minera.

Luego fueron llevados -en helicóptero- al hospital militar Dr. Ramón Lara en el municipio Santo Domingo Este. De Léon, ingeniero, ambientalista y experto en prevención de desastres naturales, señala la hazaña de abrir un túnel de 74 metros de distancia.

Fue llamado por la empresa Corporación Minera Dominicana (Cormidom) el mismo día del evento y estuvo con los 70 expertos en minería subterránea, dirigido por Paul Brown, Ben Burges y Sedden Temple.

Tensión y presión, dice que sentían a cada milímetro, para evitar que se derrumbara el túnel que perforaron, ya que era volver al punto cero, y abrir por otra área.

La excavación se hizo en tramos de tres metros, observando la calidad del material deslizante y garantizando que no se derrumbara el túnel perpendicular a la foliación de la roca. “La vida de los mineros todo el tiempo dependió de la calidad de las rocas”.

Alegría, emoción y satisfacción sentía grupo que cada día tomaba decisiones con el espacio de los 40 geólogo, el presidente de Cormidom, Paul Marinko; la vicepresidenta de la empresa, Elizabeth Mena; el director general de Minería, Rolando Múñoz; el subdirector del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), Edwin Olivares, Olivarez, y el coronel Pablo Lugo, de la Unidad Humanitaria de Rescate del Ministerio de Defensa, explica De León.

Indicó que el primer día de acción, a las 12:00 meridiano del domingo 31 de julio, dividieron el trabajo ty con una perforadora de diamante abrieron un diámetro de 64 milímetros y de 34 metros de longitud hasta llegar a los mineros. Al culminar el proceso que tardo 24 horas, comenzó a inyectarles aire, enviaron agua potable, alimentos, medicina y les dieron asistencia psicológica. “Ellos se sentían animados”.

A la vez y como parte del segundo día, iniciaron la limpieza de la galería derrumbada, de 31 metros de longitud, protegiendo las paredes con acero, para evitar que colapse. Optaron por hacer una galería nueva. Al tercer día, se diseñó la dieta de los alimentos para los mineros.

Le puede interesar: Mineros están en buen estado tras 10 días atrapados

Doctor Barranco Ventura

El nutriólogo del Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (CEDIMAT) ideó el plan de alimentos.

Lo más importante era el oxígeno y la hidratación, por lo que el médico le prescribió suministro de sueros orales, electrolíticos del tipo gatorade y pedialyte. En entrevista con esta redactora, el también catedrático, señala que la alimentación del colombiano constaba de unas 2,200 calorías y alrededor de 1.3 gramos de gramos de caloría por kilos de peso.

Al dominicano, le suministros 2,000 calorías y 1.5 gramos de proteína, pero como quería alimentos sólidos, le agregaron una comida por día y unas barras energéticas para emergencia. Calcularon entre 2,200 y 2,500 mililitros en 24 horas. “Vigilando que la orina tuviera un color claro, con el aspecto de jugo de limón o de toronja. Eso me indicaba que estaban bien hidratados, porque si la hidratación no es buena, le puede llegar a afectar los riñones”.

Explica el régimen alimenticio incluyó los suplementos nutritivos con vitaminas D y C, calcio, hidroximetilbutirato (HMB), para ganar masa corporal junto a ejercicios de fuerza.

El nutriólogo recomendó a los mineros ejercitarse con frecuencia, como cuclilla, levantar piedras durante 15 minutos, varias veces al día, para la masa corporal. Lo primero que investigó el médico fue el peso y la estatura de cada minero, el historial clínico, las condiciones ambientales y la vía para suministrar la comida. En base a estos parámetros y la masa muscular de los mineros, calculó la cantidad de caloría necesitada para los hombres en reposo.

Partió de suministrar alimentos y abundantes líquidos para una temperatura caliente, de unos 30 grados grados celsius, con bastante humedad. “Lo primero fue la hidratación. Recomendó que la alimentación se apartara lo menos posible de la habitual, para mantenerlos contentos”.

Para pasar el tiempo, sugirió el envió de una Biblia y juegos de barajas. Debido a que el lugar era sofocante, el médico de los mineros les suministró melatonina para regular el sueño y la vigilia.

Publicaciones Relacionadas