Cae la primera agua de mayo, entre el misticismo, el folklore y la fe

Cae la primera agua de mayo, entre el misticismo, el folklore y la fe

Lluvias. Ortega y Gasset. El Nacional/ Jorge Gonzalez

Hoy, es primero de mayo de 2022 y debido a la incidencia de dos vaguada gran parte del territorio nacional desde tempranas horas de la mañana se mantiene bajo lluvia. Este es una situación normal debido a las condiciones atmosféricas anunciadas por las autoridades, sin embargo, el hecho de que ocurriera, precisamente, hoy, el primer día del quinto mes del año. reviste de tradición el suceso.

Por generaciones en la República Dominicana se ha hablado de las propiedades cuasi milagrosas de la «Primera agua de mayo», de la que se creía, tiempo atrás, que tenía propiedades curativas y hasta mágicas. Las generaciones generaciones pasadas insistían en que el agua caída del cielo por primera vez durante este mes tenía la capacidad de curar enfermedades y hasta rejuvenecer la piel y dar macha atrás a los años de aquellos quienes la bebían.

Era usual que los mayores de la familia ordenaran a los más jóvenes guardar la ¨Primera agua de mayo» en cualquier envase para ser utilizada y consumida posteriormente con la intención de recibir las «Bendiciones» que de esta provenían. También, los agricultores esperaban con ansias la primera lluvia de mayo porque creían que esta bendecía la tierra y que a su vez esto permitiría lograr buenas cosechas.

Leer más: 13 provincias en alerta; lluvias seguirán este lunes

Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta de dónde o cómo nace esta creencia que si bien ha ido desapareciendo con el pasar de los años y la llegada de las nuevas generaciones, hoy en día sigue viva en la psique de muchos dominicanos y dominicanas a pesar de que no se tiene ninguna prueba científica que avale las propiedades curativas y mágicas que se le atribuyen.

No obstante, a la «Primera agua de mayo» se le atribuye el poder de eliminar los parasitos del estómago, combatir el empache estomacal, hacer crecer el pelo, asimismo, anteriormente esta agua se bendecía y era utilizada en bautismos, novenarios y otros ritos religiosos, estos últimos hoy en día se siguen practicando (aunque en menor medida). Otros usos que ya han desaparecido casi en su totalidad son la práctica de exorcismos y la unción para mejorar la suerte.

Hasta el momento se desconoce a ciencia cierta el origen de esta costumbre, pero en lo que la mayoría concuerda es que esta tradición esta arraigada en la fe y cultura creyente de la población dominicana fuertemente influenciada desde la era de la colonización por la religión cristiana. Además, se tiene la creencia de que esta tradición solo existe en la Repùblica Dominicana

Publicaciones Relacionadas

Más leídas