Desde Marlon Martínez a Ana Julia Quezada: ¿Cómo se puede matar a alguien y luego participar en su búsqueda?

Marlon Martínez y Ana Julia Quezada
Marlon Martínez y Ana Julia Quezada

El psiquiatra y psicoterapeuta José Miguel Gómez, explicó que la conducta de Marlon Martínez, asesino de la menor embarazada Emely Pequero y la dominicana Ana Julia Quezada, autora de la muerte del niño español Gabriel Cruz, de participar en la búsqueda y mostrar alto grado de preocupación, a sabiendas de que los habían matado, corresponde a rasgos psicopáticos.

En entrevista telefónica con HOY Digital,  Gómez  explicó que este tipo de personas presentan algún tipo de trastorno antisocial de personalidad conocido como psicopatía. Esto implica que esas personas involucradas en crímenes horrendos o que le quitan la vida a alguien cercano de su círculo primario, después de haberse involucrado en el hecho, sea intelectual o materialmente, adoptan un comportamiento afectivo, solidario, con interés participativo de buscar a la víctima.

“Esa persona que planeó el hecho y lo trato de ocultar, con una falta de empatía emocional,  de arrepentimiento, de conciencia,  de afecto y amor, posee un comportamiento trastornado en el orden de lo moral”, añadió el psiquiatra.

José Miguel Gómez, psiquiatra, durante una entrevista en el su Consultorio en el Hospital, Clínica Gacue en Santo Domingo Republica Dominicana. 20 de febrero del 2012. Foto Pedro Sosa

José Miguel Gómez

El también psicoterapeuta expresó que normalmente son personas que vienen con trauma psicoemocional desde su infancia o adolescencia, que han sido víctima de maltrato y abuso de abandono.

“Son personas que emocionalmente han desarrollado y han crecido con distorsiones en el área cognitiva, en el pensamiento, las emociones, los afectos y perturbaciones que lógicamente reproducen esos malestares”, indicó Gómez.

“Lo más lamentable es que en ocasiones las personas normales no pueden identificar cuando están frente de un individuo de alta peligrosidad porque estos se compartan como si fueran gentes normales”, concluyó.

Caso Marlon Martínez

Se recuerda que el miércoles 23 de agosto de 2017 la joven Emely Peguero salió de su casa acompañada de su novio Marlon Martínez a practicarse unos análisis para una Clínica de San Francisco de Macorís y nunca regresó.

Al tiempo en que Emely ya estaba muerta Marlin y su hijo grabaron un video en donde les suplicaban que apareciera, que ellos y su familia estaban desesperados. En la grabación Marlon narra el momento en el que supuestamente la menor le había pedido que la dejara en una bomba de gasolina próxima al sector.

A continuación el video:

El 31 de agosto de ese año la menor embarazada fue encontrada muerta dentro de una maleta la menor embarazada después de varios días de su desaparición en la comunidad de Cayetano Germosen, de la provincia Espaillat.

Caso Ana Julia Quezada

Ana Julia Quezada fue apresada el 11 de marzo de 2018 por el asesinato del niño Gabriel Cruz, hijo de quien era su pareja en España.

La acusada afirmó ante el tribunal que utilizó las dos manos para asfixiar al niño, aunque no recuerda si ejerció una fuerza “desproporcionada” para callarle, ya que “fueron momentos muy rápidos, estaba muy nerviosa”.

Después de doce días de búsqueda, en los que Quezada participó activamente en su casa de Níjar, una zona rural de la provincia de Almería, la acusada fue detenida con el cadáver del niño en el maletero de su automóvil, luego de que lo hubiera desenterrado para cambiarlo de lugar.