¿Los animales pueden hacer matemáticas así como los humanos?

¿Los animales pueden hacer matemáticas así como los humanos?

Fuente externa

Contar es algo fácil para los adultos, y es poco probable que recuerden cuándo o cómo adquirieron esta habilidad útil y aparentemente automática.

Sin embargo, cuando lo piensas, contar es un invento extraordinario.

Ayudó a los primeros humanos a comerciar, distribuir alimentos y organizar civilizaciones incipientes, sentando las bases de la vida tal como la conocemos hoy.

Pero la sensibilidad por los números no es exclusivamente humana.

Se ha descubierto que los pequeños peces guppy y las abejas, así como las hienas y perros, perciben y actúan sobre estímulos numéricos.

La Peste Porcina Africana llega a otras tres provincias, y son 14

Entonces, responder a los números es un rasgo evolucionado que parece que compartimos con algunos animales, así como una habilidad que nos enseñan en algunas de nuestras primeras lecciones.

Como investigador en cognición numérica, estoy interesado en cómo los cerebros procesan los números.

Los seres humanos y los animales en realidad comparten algunas habilidades numéricas notables, lo que les ayuda a tomar decisiones inteligentes sobre dónde alimentarse y dónde refugiarse.

Pero tan pronto como el lenguaje entra en escena, los humanos comienzan a superar a los animales, lo que revela cómo las palabras y los dígitos sustentan nuestro mundo matemático avanzado.

Dos sistemas numéricos

Cuando pensamos en contar, pensamos en «uno, dos, tres». Pero eso, por supuesto, se basa en el lenguaje numérico que los humanos y los animales jóvenes no poseen.

En cambio, utilizan dos sistemas numéricos distintos.

Cuervo.
Los cuervos son capaces de hacer cálculos numéricos. Fuente. BBC Mundo

Desde los diez meses de edad, los bebés humanos ya están familiarizados con los números.

Pero hay un límite en sus habilidades numéricas: solo pueden detectar cambios numéricos entre uno y tres, como cuando se quita una manzana de un grupo de tres manzanas.

Esta habilidad la comparten muchos animales con cerebros significativamente más pequeños, como los peces y las abejas.

Este primer sistema numérico, que ayuda a los bebés y los animales a percibir el número de un pequeño conjunto de objetos sin tener que contar realmente, probablemente se basa en un sistema de memoria de trabajo de atención interna que está abrumado por números superiores a tres.

A medida que crecemos, podemos estimar números mucho más altos, nuevamente sin necesidad de referirnos al lenguaje.

Cárcel para “salvadora” de gatos que los mataba de hambre en su apartamento

Imagina que eres un cazador-recolector hambriento. Ves dos arbustos, uno con 400 grosellas y el otro con 500.

Es preferible acercarte al arbusto con más frutos, pero es una gran pérdida de tiempo contar las bayas de cada arbusto individualmente.

Así que calculamos. Y lo hacemos con otro sistema numérico interno especializado para aproximar números grandes de manera imprecisa: el llamado «sistema numérico aproximado».

Dado que existe una clara ventaja evolutiva para aquellos que pueden elegir rápidamente la fuente de alimento más abundante, no es sorprendente que se haya descubierto que los peces, aves, abejas, delfines, elefantes y primates poseen un sistema numérico aproximado.

sistema numérico
Fuente. BBC Mundo

En los humanos, la precisión de este sistema mejora con el desarrollo.

Los recién nacidos pueden estimar diferencias aproximadas en números en una proporción de 1:3, por lo que podrán decir que un arbusto con 300 bayas tiene más bayas que uno con 100.

Al llegar a la edad adulta, este sistema se perfecciona a una proporción de 9:10.

Aunque estos dos sistemas aparecen en una variedad de animales, incluidos los humanos jóvenes, esto no significa necesariamente que los sistemas cerebrales detrás de ellos sean los mismos en todos los animales.

Pero dado que tantas especies animales pueden extraer información numérica, parece que la sensibilidad a los números evolucionó en muchas especies hace mucho tiempo.

Símbolos numéricos

Lo que nos diferencia de los animales no humanos es nuestra capacidad para representar números con símbolos.

No está del todo claro cuándo los humanos comenzaron a hacer esto, aunque se ha sugerido que las marcas hechas en huesos de animales por nuestros parientes neandertales hace 60.000 años son algunos de los primeros ejemplos arqueológicos de conteo simbólico.

Ecuaciones matemáticas en un pizarrón
Fuente. BBC Mundo

Publicaciones Relacionadas

Más leídas