Magnolia Concepción narra vivencia al dejar el voleibol en la selección y clubes en RD

Magnolia Concepción narra vivencia al dejar el voleibol en la selección y clubes en RD

La inmortal del deporte Magnolia Concepción, desde temprana edad tuvo inclinación por el deporte, con la suerte que frente a su casa tenía una cancha donde jugaba voleibol y baloncesto, en su natal San Francisco de Macorís, por su calidad logró ser parte de la selección nacional de las dos disciplinas.

Con el tiempo se le presentó la disyuntiva de decidirse por el deporte que iba a seguir para una mejor dedicación.

“Me decidí por el voleibol, donde tenía un mejor futuro y así quedó demostrado por más de 20 años en la selección nacional, por mi labor llegué al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano en el 2017, el lugar más alto para un atleta retirado”, apuntó Magnolia Concepción de Landestoy, al conversar con redactores de Hoy.

Magnolia tuvo sus días de gloria y tristeza, como todo en la vida en cualquier actividad.

Manifestó que dejó la selección nacional en la década de los 70, pues se le presentó el momento dejar el seleccionado o decidirse su subir al altar, decisión que no lo pensó dos veces, pues era el momento de formar un hogar.

Puede leer: Voleibol RD parte a la Copa Panamericana

“Un momento emocionante para mi y pienso que también para el equipo de 1974, lo fue ganarle a México en Norceca 1977 celebrado en nuestro país y obtener el segundo lugar que nos daba el boleto para la participación al Mundial de Voleibol 1978 a celebrado en Rusia. La peor decisión o momento en el ámbito deportivo, pero la mejor para mi vida personal, fue justo no participar en ese Mundial de Rusia, ya que me pusieron a elegir entre casarme, continuar los estudios o el voleibol y ahí terminó mi paso por la selección nacional, no así. Mi vida deportiva, porque continué participando en los interclubes y juegos universitarios e interempresariales”, dijo la orgullosa atleta.

Magnolia Concepción tiene 44 años de casada con Rafael Omar Landestoy (Noño) con quien procreó dos hijas Michelle y Marcelle y “ ahora estamos disfrutando de dos nietos hermosos: Felipe y Alonso”.

Manifestó que sus inicios fueron “espectaculares” empecé a los 12 años a jugar baloncesto del Club Juan Pablo Duarte SFM. Y paralelo practicaba voleibol, ya que la cancha quedaba frente a mi casa solo había que cruzar la calle. Y un día, ya casi cumpliendo los 14 años, nos dice nuestro entrenador que vamos a jugar con un equipo Superior de Baloncesto de la UASD.

Dirigido por Mayobanex Mueses que estaba haciendo juegos de fogueos para participar en los Juegos Centroamericanos Universitarios en Venezuela 1971 y llego el esperado día y aquellas muchachitas del equipo Galletas Pelé a la UASD, destacándome en ese juego y al finalizar don Máximo Bernal, Tio Frank Krawinkel y Mayobanex fueron a mi casa a hablar con mis padres para decirle que me habían seleccionado para ir a Venezuela con la selección universitaria, en solo 2 semanas preparamos viaje y para Venezuela sin escala desde San Francisco de Macorís corriendo la suerte de que el equipo de voleibol femenino se quedaba a participar en los Juegos Centroamericanos, representando a la República Dominicana y tuve de nuevo la «suerte» de participar en esta oportunidad con voleibol, porque se habían lesionados tres jugadoras en los universitarios y le dijeron a Freddy Gómez, que la muchachita de San Francisco juega voleibol para completar el equipo. Con la potencia en el brazo de mi comadre Heyda Joaquín en esa época nadie de la generación 1979-1985, Danila Polanco y Milagros Cabral”.

Sobre el desarrollo del voleibol a nivel nacional, no ve esfuerzo para llevar este deporte, contrario al baloncesto, que tiene gran actividad a nivel nacional.

Le puede interesar: Club La Fe se corona torneo voleibol femenino U-19

“Hay una magistral diferencia en mis inicios y ahora, recuerdas que era por la patria que jugábamos era la época del deporte sentimental, donde no había recursos, solo personas fuera de serie como Mayo Sibilia y Gioriver Arias, en el caso del voleibol que descubrían talentos en los pueblos y las traían a vivir a sus casa. Yo viví esa experiencia y momentos memorables y el profesor Rolando Miranda que buscaba las becas de estudios para que los padres nos dejaran venir de los pueblos a la ciudad. Ahora hay facilidades, uniformes, tenis y hasta pagos por levantar las manos para bolear, gracias a que personas como Cristóbal Marte y otros empresarios que decidieron demostrar que si se puede apoyar e invertir en los atletas y se creo el proyecto de voleibol y con el apoyo del Creso, se evidencias los logros, triunfos, medallas y reconocimiento internacional y la alegría, que nos han dado todos los atletas que nos han representados en los últimos tiempos”.

Magnolia, se convirtió en la primera mujer en 50 años en llegar al Directorio Ejecutivo del Pabellón de la Fama Nacional, un “verdadero privilegio”, ser la primera mujer en 50 años de su existencia… un “orgullo y compromiso con el género”. En lo personal una satisfacción plena por la oportunidad de estudiar y estar becada en la Universidad APEC por ser deportista, haber impartido clases de voleibol por 15 años y poder estudiar 3 carreras de su amplio currículum.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas