Olfanny Méndez, la sureña que moviliza jóvenes de todo el país

Olfanny Méndez, la sureña que moviliza jóvenes de todo el país

Con tan solo siete años de edad Olfanny fungía como asistente de su padre, Francisco ‘Igua’ Méndez, quien a su vez es un dirigente político en su natal Bahoruco. Su trabajo consistía en recorrer las calles junto a él para identificar en patroncillos aliados,  compañeros y compañeras de partido, lo que la obligó a aprenderse los nombres y apellidos de pila de  todo el pueblo, dirección y preferencia política.

Como era de esperarse, esa pasión política se enraizó en su vida y desde entonces supo que su destino era servir desde ese escenario. Por lo cual no es de extrañar que con tan solo 27 años de edad se haya convertido en la diputada más joven de la República Dominicana, en representación de la provincia Bahoruco. Por igual, es vicepresidenta de la Cámara de Diputados.

Méndez, quien es diputada por el oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM), trabaja para que otros jóvenes con vocación de servidores públicos y defensores del bien común se abran espacios en la política si importar sus preferencias partidarias, por lo que ha creado una interesante plataforma denominada ‘Congreso Joven’, un voluntariado legislativo.

Puede leer: Emprendiendo en el caprichoso mundo de la moda

 “El objetivo de esta iniciativa es formar jóvenes interesados en incidir en políticas públicas”, explica la joven congresista y presidenta del proyecto. Explica Olfanny que el Congreso Joven tiene una matrícula en todo el país de 200 jóvenes, divididos en ocho bloques a nivel nacional”. explica,

Agrega que actualmente hay una base de datos de jóvenes interesados de más de 1300 candidatos, quienes se inscribieron en una semana.

A la pregunta de ¿Cuál es el origen de esta iniciativa?

Méndez responde que a su llegada a la cámara baja con tan solo 26 años, se propuso una meta para ayudar otros jóvenes.

“Yo me puse la tarea de apoyar a otros muchachos en sus propósitos, para que tengan la misma oportunidad”, explica.

De esa idea nació el congreso que rápidamente se extendió por todo el país.

“Nosotros captamos jóvenes a nivel nacional. Nuestro objetivo es crear líderes en las provincias, que dé ese cambio generacional de manera que los sucesores estén preparados para hacerlo”.

Es un trabajo sin fines de lucro, sin embargo, los mismos tienen una dinámica de trabajo tal cual un diputado electo.

“Los hemos denominado diputados voluntarios y dividido en bloques, solo que a diferencia de los diputados reales están divididos por región no  por partidos políticos, quienes están llamados a identificar las problemáticas en sus territorios, generar debates, proponer y gestionar soluciones.

Fiscalizadores

Los diputados voluntarios tienen la responsabilidad de vigilar en sus comunidades que las leyes y resoluciones sean cumplidas.

“Tienen también la tarea de velar por las soluciones que el Gobierno central lleva a sus provincias, también presentar demandas y movilizarse para conseguir soluciones”, asegura la diputada más joven.

Participación

Los bloques del congreso joven son: Bloque Cibao Norte, Cibao Sur, Este, Enriquillo, Santo Domingo, Valdesia, Distrito Nacional.

“Con todos los jóvenes que tenemos interesados eventualmente seguiremos creando bloques, es bueno señalar que en cada división confluyen jóvenes de diferentes partidos políticos y algunos no les interesa hacer vida partidaria”, explica.

¿Quién es la diputado más joven del patio?

Olfanny Méndez Matos es una joven política que nació en Los Ríos, Bahoruco, al Sur profundo de República Dominicana, es una política de formación y pasión, estudió comunicación social. Desde muy pequeña mostró interés en su liderazgo. De niña trabajó en actividades sociales de la iglesia y de apoyo a la niñez.

Igualmente Olfanny le interesan los deportes, en especial el voleibol que aún sigue practicado. Es una de las pioneras del grupo deportivo “Rieros Todo Terreno”.

Concilia con todas sus responsabilidades con la maternidad. Tiene dos hijas: Sophie Juliette y Kate Aléh García Méndez.

Más leídas