Rufino de la Cruz, en su centenario

Rufino de la Cruz, en su centenario

El pasado 16 de noviembre se conmemoró el centenario del nacimiento de Rufino de la Cruz Disla, el humilde agricultor que, con valentía y solidaridad, asumió ser parte de un viaje trágico que lo inmortalizó en los anales de la historia dominicana.

Oriundo de El Corozal, paraje del municipio de Tenares, provincia Hermanas Mirabal, era el tercer hijo del hogar formado por Francisco de la Cruz María (Los Ranchos, 16 de diciembre de 1872 – Paso Hondo, 13 de enero de 1957) y Martina Disla Tejada (n. Los Ranchos, 10 de marzo de 1894), quienes se unieron en matrimonio en San Francisco de Macorís el 22 de julio de 1916, enlace que también vio nacer a Prudencio (f. 1986), Elpidia y América de la Cruz Disla.

Fue su esposa Delisa María González Pantaleón (f. 12 de abril de 1969), con quien había casado en Conuco el 19 de diciembre de 1948. Procreó una única hija, Miledys Antonia del Rosario de la Cruz González (n. 28 de octubre de 1950), quien casó con su primo hermano Francisco de la Cruz de la Cruz (1955-1999), hijo del citado Prudencio de la Cruz y Aridia de la Cruz. Es madre de Mairení, Rufino Antonio y Franchesca de la Cruz de la Cruz.

Don Pancholo, como era conocido el padre de Rufino, era hijo de Eulogio de la Cruz Tejada y Águeda María González, quienes casaron en San Francisco de Macorís el 14 de noviembre de 1860.

El abuelo Eulogio de la Cruz Tejada, quien nació hacia los primeros meses de 1839 dentro de los confines de la jurisdicción de la parroquia Santa Ana de San Francisco de Macorís, era hijo de Gregorio de la Cruz y Norberta Tejada González, parientes entre sí, quienes casaron en el mismo templo religioso el 3 de agosto de 1836. Eran hijos, respectivamente, de Pedro de la Cruz y María Merced González y José Tejada y Beatriz González.

A su vez, la abuela Águeda María González era hija de Juan María Brito y Hermenegilda González de Tejada, quienes contrajeron nupcias en San Francisco de Macorís el 21 de febrero de 1827. Por línea paterna era nieta de la unión celebrada entre Vicente María (f. San Francisco de Macorís, mayo de 1814) y Manuela Brito, mientras que, por otra parte, su madre había nacido de la unión entre Juan González y Francisca de Tejada.

Los abuelos maternos de Rufino de la Cruz fueron Prudencio Disla González (La Vega, 28 de abril de 1865 – San José, Salcedo, 11 de marzo de 1927), hijo a su vez de Buenaventura Disla Tejada y Eusebia González Pantaleón, quienes habían contraído matrimonio en La Vega el 4 de junio de 1860, y Susana Tejada González (n. Joba, 11 de agosto de 1873), quien fuera hija de Pablo Tejada y Juana Evangelista González Pantaleón, desposados en La Vega el 20 de mayo de 1889.

Por la línea Disla -apellido que en un principio fue de Isla-, Buenaventura Disla o de Isla era hijo de Juan de Isla -acaso el mismo Juan de Isla Esquea fallecido en La Vega hacia 1877 y que era hijo de Esteban de Isla y Juana Esquea- y Juliana Tejada.

A su vez, las bisabuelas Eusebia y Juana Evangelista González Pantaleón eran hijas, respectivamente, de Pedro González de Tejada y Juana Pantaleón Tejada y de Melchor González de Tejada y Fabiana Pantaleón Tejada.

De estos, Pedro y Melchor González de Tejada eran hermanos de la citada bisabuela paterna Hermenegilda González de Tejada e hijos de Juan González y Francisca de Tejada, mientras que las tatarabuelas maternas Juana y Fabiana Pantaleón Tejada eran hijas de Bernardo Pantaleón del Villar y María Tejada González, cuartos abuelos de Rufino de la Cruz.

La pareja formada por Bernardo Pantaleón del Villar, hijo de Manuel Santamaría Pantaleón y Cayetana del Villar, y María Tejada González, hija de Nicolás Tejada y María González, enraizada en las provincias Hermanas Mirabal y Duarte, se erige como un destacado tronco genealógico del cual se desprenden numerosos descendientes que han plasmado huellas que trascienden fronteras y que, por ende, son parientes de Rufino de la Cruz.

Entre estos se encuentran la diplomática dominico-estadounidense Julissa Reynoso Pantaleón, actual embajadora de los Estados Unidos ante el Reino de España y pasada chief of staff de la primera dama estadounidense Jill Biden; María Cristina Camilo Rodríguez, icono de la telecomunicación dominicana; Levi Antonio Disla García, presidente de la Cámara de Cuentas durante el periodo 1989-1996, y Alma Arlette Fernández Saba, viuda del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez.

Pero lo más llamativo de su genealogía es que el matrimonio celebrado entre Baltasar González Tejada, hijo de los cuartos abuelos Juan González y Francisca Tejada, y Manuela Pantaleón Tejada, hija de Bernardo Pantaleón y María Tejada González, vio nacer a Juliana González Pantaleón, quien fuera madre de María de los Ángeles Camilo González, abuela de Mercedes Reyes Camilo y bisabuela de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes.

De manera que Baltasar González Tejada, tatarabuelo materno de las Mirabal, era hermano de Pedro González Tejada, tatarabuelo materno de Rufino de la Cruz, con quien fallecieron aquel fatídico 25 de noviembre de 1960.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas