Sargento no tiene quien lo defienda

Sargento no tiene quien lo defienda

El procurador adjunto Wilson Camacho.

Caso Coral. Su abogado lo dejó plantado en el tribunal


Los “pejes gordos” imputados en los grandes casos de corrupción judicializados por el Ministerio Público han acaparado una pléyade de juristas para sus defensas, quedando otros que fueron sus cómplices subalternos al amparo de abogados desconocidos que sin explicación, los dejan plantados.


Fue lo que le pasó ayer al sargento de la Armada Alejandro Montero, uno de los implicados en el caso Coral, cuando se conocería el recurso de apelación contra la medida de coerción que lo mantiene bajo prisión preventiva en la cárcel de Najayo, San Cristóbal.


Como en otras ocasiones, su abogado José Francisco Aquino no se presentó ayer a la audiencia, por lo que los jueces de la Primera Sala de la Corte de Apelación del Distrito Nacional decretaron su abandono por parte de la defensa, y fijaron nueva audiencia para el próximo día 29, fecha en la que el imputado deberá presentarse con un representante legal o asistido por un Defensor Público.


El abogado Aquino ha justificado sus ausencias con dos certificaciones médicas, por “sospecha” de Covid 19. Fue el titular de la PEPCA, Wilson Camacho, quien ante las faltas de la defensa del imputado calificó como “ incomprensible y reprochable” la actitud procesal de esta ya que fue quien interpuso el recurso de apelación. Decretó su abandono, pedimento que fue acogido.


No es lo mismo ni igual.

Aunque entre los seis imputados en el caso Coral hay uno de menor rango que Montero, el cabo Tanner Flete Guzmán, este último es hijo de Rossy Guzmàn Sánchez, vinculada al mayor general Adán Cáceres Silvestre, supuesto cabecilla de red que operaba en el Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep) y el Cestur, conjuntamente conel coronel Rafael N. de Aza y Raúl Girón Jiménez.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas