José Cestero: Ninguno como él…

José Cestero: Ninguno como él…

José Cestero tiene sus obras en exposición en el Museo de Arte Moderno.

En el Museo de Arte Moderno, una exposición retrospectiva de este artista que enseña, y seduce.

Cada crítico de arte tiene sus artistas favoritos. Entre los nuestros, está José Cestero: con él, hemos trabajado mucho, hasta tuvimos la dicha de verle pintando cuadros estelares. Al no estar involucrados en el Museo José Cestero, ni en la grandiosa retrospectiva del Museo de Arte Moderno, sentimos el inmenso placer de (re) descubrir a uno de los maestros más especiales de la historia del arte dominicano.

Las exposiciones mayores están actualmente de fiesta, con dos magnas retrospectivas: la primera de Orlando Menicucci, un homenaje de la Bienal Nacional, en Bellas Artes, y la segunda, recién abierta en el Museo de Arte Moderno, ”Notas sueltas para contar” de José Cestero. Ambos pintores son Premios Nacionales.

Además, ellos poseen una característica común, aparte del inmenso talento. Son los dueños de una personalidad excepcional, que define a los verdaderos artistas en los tiempos eternos: bohemios, conversadores, amistosos, comprometidos, desprendidos, apasionados, fantasiosos y finalmente “cuerdos”.

Leer más: José Cestero presenta sus “Notas sueltas para contar”

El Museo de Arte Moderno, después de un cierre larguísimo y de la 29 Bienal tan demorada, necesitaba para “resucitar” eventos nuevos y decisivos, si fuera literatura, los llamaríamos “libros inéditos”….

Su director, Federico Fondeur, rodeado de un equipo competente, los ha programado y presentado: exposición impactante de Amaya Salazar, y retrospectiva, imprescindible e incomparable, de José Cestero.

Si empleamos el calificativo “imprescindible,” es que la misma reserva de José Cestero y sus dificultades -¡sufridas hasta por los mejores artistas!- no le permitían producir siempre obras a la altura de su creatividad y su oficio, ambos extraordinarios.

La iniciativa de César Miguel, secundado por Mildred Canahuate y Amable López Meléndez -igualmente curadores de la exposición- iba transformando el proyecto de Museo Cestero en realidad… Una extensa e intensa muestra del maestro en la primera institución nacional de arte precedería su esperada apertura. Y allí, en los dos primeros niveles, están más de medio siglo de creación “cesteriana” , con el poético título de “Notas sueltas para contar”. Cada cuadro de José Cestero, y hay más de 120, se saluda con una sonrisa, abrazando su genio de creador.

En su producción inconfundible y descomunal, exhalando sentimiento y optimismo, hay material y temas, tan diversos y numerosos, que esta exposición “selectiva” es una proeza.

Leer también: Museo de Arte Moderno: “Amaya, espacio, color, luz”

José Cestero convierte a los espectáculos –ciudad, naturaleza, personajes- en visiones, espejismos y metáforas de su percepción, más aun de su vida interior y emocional, sobresaliendo Santo Domingo y sus calles. Además, él es capitaleño de nacimiento… Dice un historiador venezolano, Julio Portillo: “Se puede amar a una ciudad de la misma manera como se ama a una persona”. (continuará).

De Cestero en pocas palabras

Se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Vivió diez años en Nueva York, donde pintaba y estudiaba al mismo tiempo que trabajaba en oficios de supervivencia. En el exterior, expuso individual y colectivamente, en Puerto Rico, París, Londres, Montreal, Cagnes-sur-Mer, Nueva York.

En el país, sus participaciones en exposiciones de grupos son incontables, y las personales ascienden a más de 40… Por solidaridad, igualmente por sentirse siempre joven, es probablemente el maestro que más ha participado en concursos y bienales nacionales, recibiendo galardones, pero menos que los que él se merecía. Felizmente, en 2015 , recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas, y dentro de poco abre el Museo José Cestero. “Justice est faite”: ¡la justicia está hecha!

Publicaciones Relacionadas