Muebles sostenibles la tendencia deco

Muebles sostenibles la tendencia deco

Una habitación amigable con el planeta.

Estamos inmersos en una auténtica revolución sostenible. Los alimentos eco cada vez tienen mayor presencia en la cocina, la industria textil apuesta por la moda lenta (respetuosa con el medio ambiente) y, en general, comienzan a tomarse medidas que cuidan al planeta.

Siguiendo con esta tendencia por la sostenibilidad, cada vez son más las personas que también están luchando por transformar su hogar en un espacio más responsable y comprometido a través de la elección del mobiliario y la decoración.

Cada vez son más numerosas las firmas que están adoptando diferentes estrategias para añadir la sostenibilidad a su porfolio.

Una de las conocidas firmas que siguen esta línea es Ikea, en el lowcost, pero existen varias de alta gama, que han puesto en marcha campañas en las que la ecología se ha convertido en un objetivo más de su estrategia empresarial.
Sin embargo, las marcas que más proyección están teniendo, en este sentido, son aquellas que dedican su producción íntegra al mobiliario ecológico. Desde su diseño hasta su elaboración.

Por conciencia, cada día más personas se suman a esta corriente. Por ello a la hora de escoger una pieza en este concepto es importante saber distinguir si realmente reúne las condiciones para considerarse sustentable.

En casa se puede tener un detalle o el mobiliario completo.

¿Cómo distinguir un mueble ecológico de uno que no es? El mobiliario que sigue conceptos ecológicos suele llevar certificados de la sostenibilidad de los materiales que lo componen. En el caso de la madera hay dos tipos de certificados internacionales: PEFC, la cual ofrece un mecanismo de garantía a los compradores de madera y productos de papel que promueve el manejo forestal sustentable de los bosques, y FSC, que es la forma con la que se conoce a la madera certificada por el Forest Stewardship Council, una organización internacional sin ánimo de lucro que tiene como objetivo la promoción de la gestión responsable de los recursos forestales del planeta desde un punto de vista ambiental, social y económico.

Es decir que usar mobiliario ecológico más que un estilo decorativo o un concepto, es una forma de entender la proyección, realización y distribución de los muebles.