”Si yo fuera Presidente…” Restauraría tejido social y construiría una sociedad más equitativa

”Si yo fuera Presidente…” Restauraría tejido social y construiría una sociedad más equitativa

Castillo/15/01/24

“Hay una asimetría social originada por el modelo económico y porque el sector empresarial basa su competitividad en la máxima explotación de la fuerza laboral”.

La implementación de la tercera política de Cándido Mercedes, no solo busca abordar la aporofobia (rechazo a los pobres) desde su raíz, sino también enfrentar las múltiples capas de desafíos sociales que, según afirma, afectan a la República Dominicana.

Al fortalecer la educación, crear empleo para los jóvenes y reconstruir las relaciones familiares y educativas, Mercedes presenta esta política como un enfoque integral para restaurar el tejido social y enfrentar los problemas estructurales que han contribuido a la crisis actual.

Este ejercicio pedagógico del periódico Hoy forma parte de la serie, “Si yo fuera Presidente”.

Para Mercedes, es imperativo tomar medidas concretas para abordar la desigualdad social en el país. Observa que el fenómeno no solo se refleja en los ingresos, sino también en el acceso desigual a la educación, la tecnología, la salud y otros servicios básicos.

“Ocho de cada 10 países del mundo, en la tasa de homicidios, se encuentran en América Latina y El Caribe. Eso es consecuencia de la desigualdad, porque somos la región más desigual” afirma el experto.

Puede leer: “Si yo fuera Presidente”: Abordaría la pobreza, la deuda, el crecimiento, género y la migración

Su administración se centraría en implementar políticas que eliminen estas disparidades y promuevan una distribución más equitativa de la riqueza y las oportunidades.

Para el sociólogo es fundamental abordar la brecha educativa. “En el Sur, el promedio de analfabetismo es del 10%, esa gente está fuera de la revolución tecnológica, aún en el Distrito Nacional muchos están fuera, es un 3%”.

Observa el caso de profesores universitarios, a nivel de jubilación, que son analfabetos tecnológicos.

Considera necesario bajar la tasa de desempleo, especialmente entre los jóvenes y las mujeres. “República Dominicana tiene una tasa de desempleo abierta de 4.7 y ampliada de un 12 o 13%. Sin embargo, en los jóvenes es del 29 %, -ahí están los factores sociales- en las mujeres es de 23% y en los hombres de 9”.

En cuanto a la salud, trabajaría para garantizar un acceso equitativo a servicios médicos de calidad para todos los dominicanos. Esto incluiría la expansión de la cobertura y la mejora de la infraestructura y los recursos en áreas desatendidas.

“La desigualdad tiene que ser un proyecto país. Una agenda mínima. La economía dominicana creció de 2004 a 2019 un 5.7 promedio. Sin embargo, la pobreza disminuyó del 29 a 25%. De 2014 el 2019 la desigualdad creció”, asegura es un problema de distribución de la riqueza.

Como presidente, se enfocaría en la búsqueda de soluciones integrales para los desafíos sociales que enfrenta el país y establecería una política pública destinada a combatir la aporofobia, el rechazo hacia los más desfavorecidos de la sociedad.

La aporofobia, acuñada por la filósofa española Adela Cortina, refleja el miedo y el rechazo a los pobres, un fenómeno que dice se manifiesta de diversas maneras en la sociedad dominicana de los últimos años.
Desempleo y Juventud

Con una tasa de desempleo juvenil alarmante del 29%, la política de Mercedes abordaría directamente los factores sociales que perpetúan este problema.

Se enfocaría en la creación de oportunidades laborales para los jóvenes, con el objetivo de disminuir la brecha de desigualdad y proporcionar un camino sostenible hacia el empleo.

Embarazos adolescentes

Según el experto, la elevada incidencia de embarazos en adolescentes se encuentra estrechamente vinculada a la falta de acceso a una educación de calidad y a la pobreza. “De cada 100 mujeres embarazadas, 21 son niñas y adolescentes”.

Crisis familiar y violencia

El sociólogo destaca la presencia significativa de hogares monoparentales, señalando la ausencia del padre como un factor crítico en la descomposición social. “El 46% de los hogares es mamá nada más que está ahí. La ausencia del padre aumenta la pobreza y aumenta la violencia”.

Esta política se centraría en fortalecer las relaciones familiares, proporcionando apoyo y recursos para las madres solteras, con el objetivo de reducir la pobreza y la violencia.

“Lo que genera la conflictividad y la violencia no es la pobreza en sí”, explica que estos fenómenos encuentran sus cimientos en la desigualdad.

Argumenta que la globalización ha intensificado el individualismo al expandir los mercados y la economía, pero también ha exacerbado la desigualdad.

Anteriormente, el 5% de la población mundial poseía la mayor parte de la riqueza, pero ahora esa concentración se ha reducido al 1%, lo que ha aumentado significativamente la disparidad económica. Esta desigualdad ha generado graves consecuencias, como el hecho de que 700 millones de personas vivan en la pobreza extrema, “a pesar de que el mundo produce más del 8% de lo necesario para satisfacer las necesidades humanas”. Esto refleja un fracaso en la distribución equitativa de la riqueza.

En muchos lugares, incluyendo República Dominicana, la disparidad salarial es evidente, “con un promedio salarial de 32,000 pesos, pero la mayoría de las personas ganan significativamente menos, entre 20,000 y 25,000 pesos”.

Esta desigualdad se origina en el modelo económico actual, donde los empresarios a menudo “basan su competitividad en la explotación máxima de la fuerza laboral”.

Para abordar esto, Mercedes trabajaría por un modelo más inclusivo que permita una distribución más equitativa de la riqueza.

Educación y descomposición social

Mercedes identifica la degradación de las relaciones primarias, incluida la relación entre maestros y estudiantes, como un factor que contribuye a la crisis actual.

La política pública propuesta por Mercedes se enfocaría en revitalizar la educación y restaurar la confianza en las relaciones fundamentales de la sociedad, buscando revertir la tendencia negativa en el sistema educativo.

En última instancia, la visión de Mercedes es un llamado a la acción para construir una sociedad más inclusiva y equitativa en la República Dominicana.

Publicaciones Relacionadas