Reestableciendo la estética periocular

A1

Oftalmólogo, especialista en cirugía de párpados, vías lagrimales y órbita. Departamento de Oftalmología del HGPS.

Los ojos son el punto focal de la cara. La región periocular es la zona del rostro donde más se evidencian los signos de fatiga y envejecimiento, debido al descenso y exceso de los tejidos, asociado o no a la pérdida de volumen.
Los procedimientos estéticos invasivos y no invasivos son una excelente medida costo-efectiva para mejorar la apariencia facial general.
Los párpados son tejidos complejos y delicados que tienen la importante función de proteger al ojo.
Con el paso del tiempo y por las agresiones del medio ambiente (la exposición al sol, frío, tabaquismo…), la anatomía de los párpados se ve afectada, la piel se hace redundante y pesada…
La grasa que rodea al globo ocular se desplaza hacia adelante dando origen a las bolsas, los músculos que sostienen los párpados se debilitan, aparecen hiperpigmentaciones, se marcan surcos y la ceja cae.
Esto les confiere a los ojos un aspecto triste y cansado.
En casos graves el exceso de piel y las bolsas pueden causar oclusión del eje visual, entorpeciendo la visión del paciente.
La medicina antienvejecimiento y la medicina estética avanzan a pasos agigantados y ofrecen una gran variedad de procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos para mejorar la apariencia periocular. Sin embargo, es de vital importancia que los procedimientos a realizarse en esta zona mejoren la estética sin afectar la función palpebral.
El estándar de oro de las cirugías para el rejuvenecimiento periocular es la blefaroplastia, aunque según cada caso puede combinarse con otros procedimientos, como son la pexia de la ceja, reforzamiento de músculos y tendones, o procedimientos no quirúrgicos como el implante de rellenos y/o aplicación de toxina botulínica.
En la actualidad, mujeres y hombres demandan con frecuencia este tipo de procedimientos, y el cirujano debe adaptar cada caso a las características particulares de cada quien, respetando los rasgos de feminidad o virilidad correspondientes (importantes al reposicionar la ceja), por lo que podríamos decir que cada tratamiento es personalizado.


COMENTARIOS