Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora: Mi pareja es un infiel. Con el paso del tiempo perdí el deseo de continuar en la relación, además de que mi actitud hacia el aspecto sexual cambió. No puedo dejar de pensar en todo lo que hizo y de cómo se burló de mí. Quiero mantener la familia unida. ¿Puedo convivir con él, aunque no sienta lo mismo?

Respuesta de la terapeuta: Ser víctima de una infidelidad y sin salir lesionada es difícil.

Se quebranta la confianza básica establecida desde el enamoramiento y representa la ruptura de la lealtad incondicional. La repetición ahonda las experiencias dolorosas de la vida interna de una persona, aumenta la preocupación y la ansiedad. La infidelidad es experimentada como un trauma.

Además de la alteración de la intimidad emocional que prevalece, el deseo y la capacidad de estar cerca y mantener la reciprocidad afectiva se vulnera.

Usted evaluará el sentido de la responsabilidad del compromiso a ser fiel, si en esta ocasión nota un arrepentimiento auténtico o si es la misma justificación de siempre, además, si reconoce que sus infidelidades le han generado un daño emocional.

Quien se justifica no admite su cuota de responsabilidad. Algunos infieles no aseguran la fidelidad; sobre todo aquellos que tienen un estilo de personalidad evasivo. No saben intimar y mantener una relación estable.

No tienen la capacidad de estar cerca emocionalmente de la pareja ni con la persona con quien son infieles, por lo que es probable que se repita la conducta si no asume su estilo de apego, no para justificarse, sino para aprender y modificar su conducta.

Incide el grado de tolerancia suya hacia la infidelidad. Es probable que su adaptación por años sea un indicador para él de tolerancia y aceptación, y que asuma que usted se le pasará.

Le recomiendo reflexionar sobre las justificaciones que se hace a sí misma para mantenerse en la relación. Una creencia arraigada es tan fuerte como la fuerza de gravitación en la tierra. Soltar implicaría salir de su órbita relacional.

Si usted cree que se morirá si no está con él, que es la responsable de mantener la familia unida, ya tiene dos justificaciones que le anclarán en la relación. Igualmente, influirán las creencias en torno a la familia y la idea del amor romántico.

Debe reflexionar acercadel coste emocional si permanece junto a él.