Conflictos familiares proliferan en justicia

POR LEONORA RAMIREZ S.
La encargada de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia del Poder Judicial, Carmen Rosa Hernández, manifestó que esa entidad se creó por la masiva cantidad de casos que llegaban a la Suprema Corte de Justicia, relacionados con guarda, pensión alimenticia, derechos de visita y otras demandas vinculadas con los conflictos de pareja. Expresó en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, que era asombroso el flujo de expedientes en los cuales estaban involucrados menores de edad.

 “Preocupados por esa situación le presentamos  un proyecto al magistrado Jorge Subero Isa, presidente de la SCJ, y éste formó una comisión que luego creó el Centro de Mediación Familiar, entidad que aplica métodos alternativos de resolución de conflictos y que funciona desde el 25 de abril del 2006”.

Asimismo dijo Rosa Hernández que una resolución de la SCJ es la que traza las normas bajo las cuales se rige la institución, y de cómo se puede mediar en los casos de guarda, pensiones alimenticias, entre otras.

El Centro de Mediación Familiar cuenta con cuatro mediadores y un coordinador, cuyos servicios –que se ofrecen a voluntad de las parejas- tiene su sede en la calle Socorro Sánchez esquina Santiago, en el sector Gazcue del Distrito Nacional, y su teléfono es el 688-6070.

La mediación es confidencial porque no se divulga lo tratado en el proceso, es flexible porque no está sujeta a la rigurosidad procedimental, resulta económica porque ahorra gastos y tiempos, y tiene un alto nivel de seguridad porque los acuerdos alcanzados por las partes son homologados por  un tribunal.

Los temas mediados con mayor frecuencia son pensión alimenticia, guarda, regulación de visitas, autorización de viajes, conflictos de autoridad parental en cuanto al ejercicio de derechos y deberes.

Esa asistencia es gratuita, y entre abril y diciembre del 2006 se le ofreció a 155 familias, de las cuales se concluyeron 151 casos. En el 86% de los casos se lograron acuerdos totales y en un 16% acuerdos parciales. La  concreción de esos convenios benefició a 121 menores.

PODERES JUDICIALES SOBRECARGADOS

La magistrada Arelis Ricourt, coordinadora de Métodos de Resolución de Conflictos, dijo que la función jurisdiccional es aquella que el Estado ha delegado a los jueces debe estar orientada a dirimir conflictos,  pero la mayoría de los poderes judiciales se ha sobrecargado porque la conflictividad social en el país es muy grande.

“Los poderes judiciales no podemos darle asistencia efectiva a todos los conflictos que llegan, aunque pareciera que no, hemos vuelto atrás y han resurgido los mecanismos alternos de solución de conflictos, mediante los cuales se trata de resolver conflictos con mecanismos que dan respuestas válidas, y al mismo tiempo apropian a las personas de la solución de sus problemas”.

Con relación al trabajo de los técnicos que dirimen en los conflictos de las parejas que buscan asistencia, dijo que éstos no son jueces, pero que a través de ciertas pautas ayudan a las personas a comunicarse.

“Con esos métodos educamos a los dominicanos para que, a través de la negociación, puedan resolver muchos conflictos sin necesidad de que un tercero imponga soluciones”.

Ricourt resaltó que al iniciarse el proyecto tenían dudas de su efectividad dada la poca tradición en el país en materia de solución de conflictos, sobre todo en áreas tan difíciles como las relaciones de pareja.

Pero la sorpresa ha sido la respuesta positiva de los usuarios, quienes se muestran dispuestos a concertar y negociar.

OTRAS EXPERIENCIAS DEL CENTRO

El Centro de Mediación Familiar trabaja en coordinación con Participación Ciudadana, la Procuraduría General de la República y la SCJ.

En el barrio Cienfuegos, de Santiago, tiene una experiencia novedosa con una Casa Comunitaria, donde se ofrece acceso a la justicia a la gente de allí, para que no tengan que trasladarse al Palacio de Justicia o a la Policía, y puedan procesar y solucionar conflictos comunitarios y familiares.

“Es una experiencia muy bonita que vamos a repetir en Santo Domingo, porque el objetivo es que la gente sienta que puede acceder a la justicia, porque cuando usted llega a un acuerdo y se le soluciona está recibiendo justicia”.

EL APOYO INTERNACIONAL

El Centro de Mediación Familiar cuenta con el apoyo de la SCJ, pero también de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), un organismo que contribuyó  con la asistencia técnica de los mediadores, quienes recibieron entrenamiento de la Fundación Libra, de Argentina, con relación a la resolución de conflictos.