La pensión alimenticia ocupa atención Centro

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/0ACC0C6D-5B10-44AF-A000-95D37FD936E1.jpeg

POR LLENNIS JIMENEZ G.
Entre enero y marzo de este año, el Centro de Mediación Familiar del Poder Judicial recibió 75 casos de los principales problemas que perturban a los hogares, en su mayoría por situación de pensión alimentaria y guarda de los menores de edad, de los cuales 50 fueron concluidos por la vía de la conciliación.

Así lo revela un informa de la unidad que trabaja en la solución de los conflictos familiares y que presentó ayer la directora de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia del Poder Judicial, Carmen Rosa Hernández.

En tanto, el coordinador del Centro de Mediación, Alexis Rafael Peña, indicó que el año pasado, entre abril y diciembre, fueron atendidos 155 casos de familias, de los que 151 fueron concluidos y 54 tuvieron que ver con solicitudes de pensión alimentaria.

Al respecto, la doctora Hernández agregó que el Centro de Mediación creado por la Suprema Corte de Justicia (SCJ), dentro del sistema de políticas públicas, alterno a la vía judicial, concentra su trabajo en casos de guarda, regulación de visitas de hijos, autoridad parental, filiación, partición de bienes y autorización de viajes.

Indicó que el Centro se ocupa de otros casos que tienen que ver con la familia.

Manifestó que la propia Resolución 402-2006 del pleno de la SCJ, que crea el Centro, señala los conflictos que pueden ser mediables en la familia, asuntos familiares que involucran a los hijos menores de edad.

Al participar en el Almuerzo del Grupo de Comunicación Corripio, Hernández precisó que los conflictos más frecuentes llegan por pensión alimentaria, guarda y el derecho de visitar a los hijos que reclaman los padres y tutores.

“El trabajo de este Centro lo hacen cuatro mediadores y un coordinador”, precisó al comparecer al encuentro periodístico junto a la coordinadora de Métodos de Resolución de Conflictos y presidenta de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación de La Vega, Arelis Ricourt, así como de los mediadores Juana Baré y Juan Carlos Medina.

De su lado, la magistrada Ricourt consideró que la función jurisdiccional que el Estado ha delegado a los jueces debe estar orientada a dirimir conflictos, pero resulta que la mayoría de los poderes judiciales se han sobrecargado por la conflictibilidad social.

“Entonces, los poderes judiciales no podemos darle respuesta efectiva a todos los conflictos que llega. De manera, que aunque pareciera que no, hemos vuelto atrás y han resurgido los mecanismos alternos de solución de conflictos, mediante los cuales se da acceso a justicia a los ciudadanos y se trata de resolver sus conflictos mediante esos mecanismos que dan respuestas válidas, pero que al mismo tiempo apropian a las personas de las soluciones”, planteó Ricourt, tras señalar que a las parejas se les hace muy difícil ir a un tribunal a dilucidar sus asuntos internos.

Precisó que un mediador no es un juez, por lo que no puede sugerir pautas, sin embargo, a través de técnicas ayuda a las partes en conflictos a buscar por ellas mismas la solución, al permitir a las personas escucharse entre sí.

Ricourt y Peña coincidieron en afirmar que con la solución de conflictos se logra que los acuerdos entre las partes se cumplan con más efectividad, a la vez que se evita acudir a un tribunal que emita una sentencia que luego deba continuar siendo recurrida en la justicia. Ricourt precisó que con la mediación se educa a la población y Peña sostuvo que con la mediación se consigue la cultura de la paz.

ESTADÍSTICAS

De las 75 solicitudes de solución de conflictos recibidas en el Centro entre el pasado 2 enero y el 30 de marzo, 25 fueron por pensión y una por guarda.

Una mediación conlleva varias sesiones para que las partes puedan llegar a acuerdo, en algunas se realizan más de 90 sesiones.

De la totalidad de los casos conocidos este año 50 fueron concluidos y nueve están en proceso. Se consiguieron, según las estadísticas del Centro, dos acuerdos parciales y en 27 no hubo acuerdo entre las partes; mientras que en 23 casos llegaron a un término por decisión de las partes. Cuatro concluyeron por decisión del mediador. La cifra arroja que 51 casos fueron instrumentados por hombres y 54 por mujeres. En 46 casos hubo menores involucrados, y 63 no tuvieron relación con los hijos.

En tanto, de los 155 casos que el Centro conoció el año pasado, 24 fueron por guarda, diez por regulación de visitas de los padres a los hijos y 42 de pensión alimentaria. La filiación ocupó tres casos, la partición de bienes dos y uno por autorización de viajes. Seis casos no especificados completaron la lista en el 2006.

El Centro de Mediación también actúa en casos de entre hermanos que procuran una partición y solicitudes de hijos de recibir sus herencias adelantadas.