Más que cumbre perfecciónese la democracia

Más que cumbre perfecciónese la democracia

EDUARDO KLINGER PEVIDA.

Biden ha convocado una Cumbre por la Democracia. Su cumbre. “La cumbre se centrará en los desafíos y oportunidades que enfrentan las democracias y proporcionará una plataforma para que los líderes asuman compromisos tanto individuales como colectivos para defender la democracia y los derechos humanos en el país y en el extranjero”.

Sería excelente si fuese en el marco de la ONU, único fórum que el derecho internacional reconoce como universal. La fuente de la idea y los actores dejan claro con antelación adónde van y las conclusiones. Me atrevo a adelantarlas: primero seguir atacando y cuestionando a China, segundo insistir en una plataforma de dominación en la que organizaciones globales y representantes de la “sociedad civil” puedan imponer decisiones a naciones –como ahora la CIDH a RD- y, además, la intervención del sector privado para decir cómo se debe organizar la economía y con quien hacer negocio.

O sea, abrirse a las corporaciones e iniciativas de EEUU y Unión Europea como magníficas e ignorar, por satánicas, las relaciones con China. Ahorremos tiempo y recursos, todo está claro y definido. Hablará solo una parte; nada democrático, verdadera autocracia.

Hoy la llamada democracia “representativa” no va más lejos de un eufemismo quebrado. La verdadera democracia tiene que ser participativa e inclusiva, aspectos imprescindibles. Democracia no puede ser, ni puede seguir aceptándose por doquier, un esquema de intereses partidarios donde los partidos ponen ambiciones electorales, políticas y económicas por encima de objetivos nacionales.

La triste imagen que dio la “fervorosa” democracia de EUA con los republicanos defendiendo acciones de un Presidente sin permitir testigos y después, alimentando la maquinaria de intereses partidarios, gobiernos estatales implementan leyes limitando el efectivo ejercicio del voto. ¿Es creíble que un Congreso esencialmente de millonarios representa y defiende los intereses del pueblo? Son problemas de su “autocracia partidaria”.

Indiscutiblemente RD ha avanzado en los últimos años pero el sistema tiene debilidades que deben mejorarse ideando mecanismos adecuados a realidades propias y tradiciones nacionales. Derecho indiscutible de cada nación.

Pretender imponer un modelo único es la base de problemas que están aflorando. Afganistán es reciente y lamentable ejemplo.
Un taxista me dio una contundente lección de filosofía política: “mire don, dijo, “no crea en cuentos, en la democracia los pobres son como los pavos; de los pavos se acuerdan en Navidad y de los pobres en elecciones”.

La democracia “representativa” no es más que un eufemismo quebrado

La verdadera democracia tiene que ser participativa e inclusiva

No puede seguir aceptándose un esquema de intereses partidarios

Publicaciones Relacionadas

Más leídas